Monthly Archives: Setembre 2011

Passió per la feina

 Extracte de l’entrevista a Elena Barraquer de la contra de La Vanguardia del 24 de setembre 

 

Cuénteme.

Me impactó la dureza de lo que vi, y me di cuenta de la cantidad de gente a la que puedes ayudar haciendo simplemente lo que sabes hacer. Si operas a una persona de cataratas, no solamente mejoras sus condiciones de vida, sino la de todos los miembros de su extensa familia a quienes podrá cuidar.

 ¿Qué ha aprendido?

Lo poco que se necesita para vivir feliz. No podemos basar la felicidad en lo que nos ocurre fuera, debe venir de dentro. Cada uno debe buscar objetivos que él mismo pueda realizar, que no dependan de jefes, empleados, maridos, esposas o hijos, porque se pueden quedar por el camino.

 No somos africanos, no vivimos como ellos, pero los valores básicos son los mismos y ellos saben disfrutarlos. Hace una semana recibí una carta que me hizo llorar. 

¿Quién se la enviaba?

Un chico de trece años que operé en Camerún. En la carta me daba las gracias porque ya no se caía por la calle, podía ir al colegio y escribir. Esas pequeñas cosas son para mí una fuente inmensa de satisfacción, y es algo que puedo dar con mis manos y un poco de ayuda tecnológica. Creo que si todos aportáramos un granito de arena, una semana al año para dar lo que sabemos a los demás, el mundo cambiaría. 

¿Es su utopía?

Es una realidad, sobre todo en el caso de los médicos. Si todos los oftalmólogos diéramos esa semana de nuestro tiempo, se solucionaría el problema de la ceguera en África. La catarata, que es la principal causa de ceguera, es fácilmente resoluble. 

 Opera usted a los más ricos y a los más pobres, ¿qué les diferencia?

Los más pobres suelen ser más agradecidos. Recuerdo a una anciana a la que operé de cataratas. Estaba en la puerta del hospital, con su hija y su nieto, gritando y gesticulando como una loca. Me acerqué para preguntar qué pasaba. “Nada malo, señora, está contenta: es la primera vez que ve a su nieto”. 

 Entiendo su entusiasmo.

Yo no opero en África por generosidad, sino por egoísmo, porque recibo mucho más de lo que doy. Creo que lo mejor que puedes tener en esta vida es el cariño de las personas. 

 … Y un trabajo que te llene.

Mire este papel plastificado, siempre me acompaña, es una cita del productor de cine Samuel Goldwyn: “Nadie a quien le entusiasme su trabajo puede temer nada de la vida”. Si cada persona hiciera su trabajo lo mejor posible, y no hay trabajo que no sea necesario, no estaríamos en esta crisis.

 … Y con alegría.

Si lo haces bien, con ganas, entusiasmo y corazón, ya tienes la sonrisa puesta en la cara todo el día, porque estás disfrutando. Y nos pasamos más horas trabajando que haciendo cualquier otra cosa.

 Usted podría haberse quedado tranquilamente en la clínica de su padre.

De pequeña me llamaban “rabo cortado de lagartija”. Tenía inquietudes y me fui becada a hacer investigación, y una cosa me llevó a otra.

Spain’s secret conflict (Gary Gibson)

De necessària visualització

Sentiments, mares i filles

Penja el telèfon i mira la pantalla. Uauuuuuu – exclama per si mateixa- 17 minuts i 21 segons amb el telèfon mòbil a l’orella!

Últimament tenen poc “feeling” i el sentiment de buidor que experimenta cada vegada que penja el telèfon va “in crescendo“. Moltes vegades es truquen per rutina, perquè ho fan des de fa molts anys, des que l’Àfrica anava a la universitat. Com ha passat el temps, pensa. Cada dia  a la mateixa hora si fa no fa, amb les preguntes de costum. “Com ha anat el dia? Has vist a aquell? Has parlat amb l’altre? Vols dir que això ho hauries de fer?  Ta germana fa temps que no em diu res. T’ho has pensat bé? Quan dius que us caseu? I el nen, què fa? Com es troba? Ja heu sopat? I com va la feina?

Ja està, això és tot, l’Àfrica no té ganes d’explicar-se. Se sent tant llunyana de la seva interlocutora! I bàsicament escolta i escolta i sent que li manca quelcom. Emocions, sentiments, rialles.  Les seves converses no en tenen d’això. De fet, mai no n’han tingut!  N’ha parlat moltes voltes amb les seves amigues, perquè amb elles  si que n’hi ha de sentiments. “Com et trobo a faltar! Un petó! Estic trista! No t’amoïnis, tot passa! No ho aguanto més! Me n’alegro per tu! Que bé que estiguis enamorada! Tinc tantes ganes de veure’t i abraçar-te!” Amb la mare és tant diferent!.

Ara l’Àfrica  ja és fa el càrrec de tot això que en diuen ser mare, ho enten perquè ho és i  sap el garbuix d’emocions que comporta i les contradiccions amb les que topa cada moment quan es relaciona amb el seu  fill Joan, per això, últimament cada vegada que penja el telèfon a sa mare, s’aferra al petit i li promet que mai experimentarà  aquest abisme després d’una conversa amb ella. El mira amb tendresa, l’abraça, l’acarona i l’omple de petons. Molt bé sap que, l’afecte, les moxaines, les paraules dolces i el temps que l’Àfrica dedica a escoltar i a jugar amb el  seu fill són la base  perquè quan el petit Joan creixi li pugui dir  per telèfon com se l’estima i com n’és de feliç.